El mosquito

Pues este año me he ido a la playa de vacaciones, porque me apetecía relajarme, y me he dado cuenta que igual la playa no es el sitio indicado para relajarse. Por lo menos si vas con niños. Porque claro, es que a los niños no les puedes quitar ojo. A no ser que seas el hijo de un pirata, claro, por lo del parche y tal…

Cuidado, que yo no les quito ojo a las mías. Como tengo dos, dos hijas digo, porque ojos tengo tres, y corren para sitios distintos ha llegado gente a pedirme autógrafos porque me ha confundido con Fernando Trueba, que también hay que ser hijo de puta. Que muchas veces me he imaginado yo a Trueba haciendo la prueba esa del dibujito en 3D que tenías que acercarte y separarte despacito para ver la figura, diciendo “Me cagoo en Diooooos”.

Y luego otra cosa que tengo es que soy un padre muy entregado. A mí me dicen mis niñas de hacer un castillo de arena y yo me centro. Yo me centro, me centro y al final el castillo lo hago sobre plano. Y hasta que no llegan dos viejos, ponen una valla y se apoyan no empiezo la fase uno.

De vez en cuando mi mujer me echa una mano vigilando a los niños. Me dice, niño, ¿Dónde está la chica? Y yo le contesto “¿Tú te llamas glu glu?” y me dice “No”, y digo, “Pues se va a estar ahogando, ya voy yo…”

Claro, yo que he visto los vigilantes de la playa porque me fascinaba la trama de la serie en sí misma, entro corriendo grácil cuan gacela en el agua, me enredo con las algas… (que como sigan juntándose algas en la orilla vamos a tener que entrar a bañarnos “a machete”) y me estampo de boca. Uno, que se tira todas las vacaciones cincelando su escultural figura a base de bolas de helado y licores varios, mezclado todo con medio kilo de arena que te ha entrado en la boca, pues se te hace bola.

Al final, mi mujer enfadada, a la niña que la sacó un socorrista y yo de papeles con el seguro para ver quién paga la remolcadora que me sacó a mí.

Nos pillamos un apartamentito muy mono junto al puerto, muy coqueto, muy recogidito… Que no era chico el apartamento, pero claro, como mi mujer se llevó ropa por si hacía calor, por si cambiaba el tiempo bruscamente y nos pillaba una glaciación de pronto o por si se casaba alguien de la casa real y le daba por invitarnos sin previo aviso, pues un poco justos sí que estábamos. Digo “no hay problema, yo duermo con la rueda de la maleta atravesada en la nuca y así hacemos un poco de sitio para que corra el aire”.

Y lo que tienen los puertos es que hay mosquitos. Muchos, de todos los tamaños. Hay mosquitos pequeñitos, otros más grandecitos, y luego están los que había en mi apartamento, que tenían hasta matrícula. Salí al balcón, vi una especie de palito en un rincón y digo “ya está, hasta torre de control tienen, que cabrones”.

Como soy un tío previsor, voy al supermercado y compro a falta de uno, dos sistemas anti-mosquitos. Uno de los que se enchufa y va soltando un perfume con insecticida y otro que también se enchufa de esos con luz ultravioleta y con resistencias para hacerlos a la parrilla. Pues por lo visto, se ve que los mosquitos que yo tenía allí son de sangre fría y entre el calorcito del ultravioleta y el vaporcito del insecticida estaban los hijoputas como en un chillout.

Reventados como estábamos del día de playa, nos echamos a dormir. A eso de las cuatro de la mañana, me empiezo a notar un picor en la mano… y un picor en la espalda… y un picor en el pie… Me empiezo a tocar el cuerpo y lo tengo lleno de agujeros… además de los habituales, digo… Levanto la sábana, digo, “a ver si con el despiste me he acostado encima de un cactus”…

Nada, que me había sacado el hijoputa sangre para llenar 3 morcillas. Pienso “mira, ya más hambre no tendrá la criatura, voy a hacer por dormir que mañana me despertarán las niñas prontito para empezar la segunda fase del castillo…”.

A los diez minutos me despierto, “¿Coño, quién ha desviado el tráfico del aeropuerto por mitad de mí cuarto?” Ya estaba el mosquito haciendo eso que tanta rabia da que es zumbar oreja. Que a lo mejor lo que pasaba no es que tuviera hambre, es que lo había contratado Drácula para hacerle las vacaciones.

Pues nada, me obliga el bicho a tirar de uno de los aislantes sonoros más potentes conocidos por el hombre: una camiseta de dormir por lo alto de la cabeza.

Me vuelvo a acostar y al minuto me vuelve a despertar el zumbido.

No hay problema, pienso: “yo que he visto las sagas completas de Karate Kid y de Mátrix, me voy a sentar en los pies de la cama, camiseta en mano y, en cuanto oiga zumbido, le endiño un zarpazo y arreglado”. Pues no. Por lo visto si nos atacan las máquinas a mí me matan en la primera escena. Ni lo despeiné.

Al final me doy por vencido y me voy al salón. Encorajado perdido, agarro el bote de insecticida pensando “yo esta noche por mis huevos que duermo, y si vienes a por mí, te llevo por delante”. Empiezo a rociar insecticida… media hora con el dedo apretado… que aquello parecía ya una calle de Londres de las películas de susto. Coño, se asomó por el balcón Jack el destripador y se dio la vuelta, “así no se puede trabajar”, decía…

Ya cuando veo salir una maceta tosiendo digo, “Esto está perfecto. Voy a morir casi seguro pero no vas a tener cojones de picarme más”.

En fin, que al final dormirme no me dormí, porque me desmayé, pero me he tirado tres días inconsciente en el hospital y quieras que no, estoy descansado.

Cuando me he despertado he visto allí a mis hijas, que me ha dado mucha alegría. Les he preguntado que si estaban preocupadas por mi salud y me han dicho que sí, pero que por favor me ponga bien pronto que la obra del castillo la tienen parada…

Sólo os voy a dar un consejo, porque con esto de no dormir me he dado cuenta que una cosa muy importante para dormir bien es no pensar en nada. Yo lo he pasado muy mal últimamente porque un amigo me pidió hace unos días que escribiera algo en su blog y me está quitando el sueño. Porque digo yo que para escribir algo te tienen que pasar cosas chulas y yo es que soy muy normalito. ¿Qué iba yo a escribir en un blog?

Y ahí estoy, dándole vueltas a la cabeza a ver si se me ocurre algo…

Sobre El Formalito

Cerraron mi anterior cuenta: @Formalito_soy
He vuelto con más fuerza y vengo para lo de la risa…

3 comentarios en “El mosquito

Deja un comentario