Cómo preparar unas Navidades de 10

—¡Hostia, un blog!

Qué pena, por favor, nos comen las telarañas y los estafilococos. Os aseguro que yo empecé este blog a sabiendas de que soy la típica persona que rara vez termina lo que comienza, pero animada por la posibilidad de verme motivada por mis compañeros, accedí.

Como veis, queridos, la desidia se apodera de todos por igual. En estas fechas en las que estamos, incluso más. A mí me pasa. Cierro los ojos y solo puedo imaginarme las Navidades que siempre he querido y que están encerradas en esas películas americanas llenas de familias unidas, amor, nieve en polvo y velas de mentira.

Lucho desesperadamente por conseguir eso cada año. Ilusionada, decoro la casa (bueno, decorar, decorar… Pongo el árbol), compro juguetes para mis sobrinos y reviso cuidadosamente los folletos de los hipermercados de la zona para encontrar la mejor oferta de gambón especial plancha.

Y cuando regreso a casa me encuentro con que somos los dos pringaetes de siempre, que vamos a celebrar una vez más la Navidad más solos que la una viendo Telepasión mientras nuestra gata hace añicos el árbol de Navidad y el perro se come el espumillón y pone carita de pena para que le des un poquito de pavo asado.

whatsapp-image-2016-12-07-at-12-13-09

Foto real de mi gata Isis camuflada y acechando las bolas del árbol

¿Dónde están las Navidades de verdad? ¿Las que nos venden los anuncios? ¿Las del cuñao dando por culo con su listado de trending topics, el abuelo intentando masticar el turrón duro y la lucha encarnizada entre hermanos por el último langostino?

En lugar de eso me encuentro con cientos de comentarios en redes sociales odiando la Navidad. Pero os diré algo. La gran mayoría de esa gente que detesta esta época del año y que se encarga de proclamarlo a los cuatro vientos no son en absoluto diferentes a nosotros. El problema es que se han cansado de que esas películas, esos anuncios o esas estampas nevadas con chimeneas encendidas no se hagan realidad. El problema, es que han perdido la esperanza.

Pero yo no. Yo tengo claro cuál es el secreto para hacer que unas Navidades sean de diez. Hasta he hecho una lista de lo que necesito:

  • Tener descendencia (acabar primero los condones que quedan que caducan y es una pena).
  • Pagar a sintechos para que se hagan pasar por mi familia y vengan a casa a cenar.
  • Descargarme un listado de temas de actualidad y que el sintecho que haga de cuñao se lo empolle.peliculasnavidad-t
  • Comprar más espumillón antimordiscos de perro.
  • Comprar bolas menos brillantes antizarpas de gato.
  • Esparcir nieve en polvo por todo el parqué.
  • Descargarme un disco de villancicos de Raphael.
  • Poner gorros de Papá Noel hasta en los picos de las sillas.
  • Disfrazar a las mascotas de Papá Noel y hacerles fotos para subirlas a Instagram.
  • Poner las figuras de los Reyes Magos trepando por la fachada de mi edificio.
  • Ir a llamar a la vecina para que recoja a los Reyes Magos que han caído en su tendedero.
  • Envolver los regalos con lacitos de colores y no acordarme después qué regalo era para quién.
  • Alquilar películas como “Un padre en apuros”, “Love actually” o “Solo en casa”.
  • Llenar la casa de velas y tener a mano el teléfono de los bomberos.

medium_champa_a

Si veis que me he olvidado de algo me lo decís, todas las buenas ideas son bien recibidas. Sea como fuere, nunca dejéis de creer. Porque a buen seguro que algún día, no muy lejano, podréis conseguir el honor y la alegría más grande que existe: descorchar la botella de champán y que el corcho le dé en toda la boca a tu cuñao y le rompa el labio. Así al menos se estará callado un ratito y, aprovechando el caos, te coges el último langostino de la fuente.

 

Sobre Gorritos G's

Hago bailar tostadoras con mocos psicomagnetéricos. Mi media pinza @mgom5 / Amo a @PajaritaStory / Mi padrino @Tito_Hit / XOMINO’s Club

Un comentario en “Cómo preparar unas Navidades de 10

Deja un comentario