Yo me shit en el inglés

Os voy a contar mi relación amor/odio con esta maravillosa lengua, así como mis intentos frustrados por progresar en lo que es el aprendizaje. Por si a alguien le puede servir de ayuda, que va a ser que no. Tengo que empezar diciendo que yo también creía que del instituto se sale con ese «nivel medio» que tan bien queda puesto en el CV, una creencia tan pretenciosa como falsa.

Me di cuenta de esto la primera vez que viajé al extranjero, con la maleta llena de ilusión y el cuerpo repleto de ganas. Ahí estaba yo, en una estación de metro de Viena, intentando comprar en un quiosco cualquier tontería sin saber que ese acto tan cotidiano me hundiría la moral en la más absoluta miseria. El señor que despachaba me miró muy sonriente y me dijo algo en alemán, a lo que yo, muy segura de mí misma, contesté: «In english, please». «Of course, sorry», me respondió. Y, a partir de ahí, oscuridad y tragedia: NO ENTENDÍ UNA PUTA MIERDA. «Benditas canciones de Shakira», pensé.

No sé muy bien si aquel hombre intentó darme conversación porque quería ser simpatico o es que era un discípulo de Satán cuya única misión era joderme la vida, pero el caso es que me fui de allí sin comprar, descolorida y respirando en una bolsa. El resto del viaje lo pasé dejando hablar a quien sabía y prestando atención a todo para corroborar que, efectivamente: «Medio», los cojones.

Al volver a España, me fui directa a la escuela oficial de idiomas para solucionar esta deficiencia y me dijeron que tenía que hacer una prueba de nivel, así que nos pusimos manos a la obra. Empecé haciendo el listening más básico, después el writing y, por ultimo, el oral (Con «oral» me refiero al examen. Examen de hablar, digo… Basta, enfermos). Fue fácil, creo que lo hice bien. Inmediatamente después, me dijeron que si quería probar con el siguiente nivel. Yo, que soy muy de venirme arriba de manera totalmente infundada, accedí. Las dos primeras pruebas, guay, creo… Pero llegó la prueba oral (también de hablar, lamentablemente) y, esta vez, no era como la anterior. Esperando en la puerta, observé que todos los que pasaban tardaban bastante en salir, pero me dije: «Tranquila, a lo mejor esto es una tapadera y en realidad se trata de una mafia organizada que, una vez dentro, te droga hasta la inconsciencia para extirparte un riñón. No tienen por qué estar hablando en inglés todo el rato, no te pongas en lo peor».

Llegó mi turno y entré, decidida y valiente, con ganas de darlo todo. La profesora me saludó y me dijo que me sentara… ¡En inglés! ¡Coño, que tú entras de buen rollito, pero empiezan ya yendo a dañar! Hice lo propio, la miré y, a partir de ahí, OSCURIDAD Y TRAGEDIA again.

Me propuso un tema, creo que pretendía que le hablara sobre precauciones y cosas de seguridad vial… Eso entendí, ojo, que perfectamente podía estar preguntándome sobre las estaciones reproductivas de las ballenas barbadas, qué sé yo. Ante la más que razonable duda, decidí irme de allí cuando todavía conservaba algo de diginidad diciéndole que, por la controversia del tema, éste requería ser hablado sin prisa, y que yo tenía cita en el dentista. Ella sonrió, yo defequé mentalmente en sus ascendientes más próximos, y me fui sin mirar atrás. Al final, juro que por otras causas, no pude apuntarme.

Mi última toma de contacto con el idioma ha sido que, hace cosa de un mes, un gran amigo (que yo pensaba que me apreciaba) me recomendó que me registrara en una página de éstas en las que hablas con gente que controla de inglés y quiere aprender español, y viceversa. En teoría, porque a mí a la media hora ya me habían entrado a meter ficha dos indios que querían aprender francés, tres turcos para los que lo del idioma era lo de menos, un chino que buscaba compradores de rosas al por mayor y un señor de Albacete que me dijo que se estaba separando, pero que lo había dejado él. Estimados usuarios de e-Darling: Estáis probando suerte donde no es.

Así que nada, he decidido borrar del currículum lo de «Nivel medio de inglés hablado, escrito y traducido», y poner en ese hueco que soy tuitera y que escribo en un blog. Que vale, que pierdo automáticamente cualquier posibilidad de encontrar trabajo pero, al menos, no es mentira.

Os dejo, que estoy haciendo la maleta. A todo esto… ¿Qué tiempo hará ahora en Turquía?

 

Best regards y tortilla de patatas  o/

Sobre Paper Bird

-Papiroflexia- (Prometida de @Old_BlueHat)

7 comentarios en “Yo me shit en el inglés

  1. Una descripción muy divertida y acertada de la situación en España respecto a los idiomas. Quizás gramaticalmente no estamos tan mal en inglés (y habría que ver cuántas personas escogidas aleatoriamente por la calle sabrían escribir en imperativo en español), pero las competencias a mejorar son claramente la comprensión y la expresión oral (hago mías las aclaraciones de la autora de la entrada respecto a “oral”).

    Los que anduvimos entre la EGB y la LOGSE tuvimos muchas veces contacto por primera vez con el inglés a los 10-11 años, con profes que, a pesar de su buena voluntad, lo hablaban como Raphael versionando “Aquarius”. Como muchos otros españolitos, me he encontrado con situaciones en que, para mi sorpresa, mi interlocutor no me entendía en inglés a pesar de construir las frases razonablemente bien, por culpa de nuestra pronunciación putapénica.

    Hoy en día la situación, habiendo mejorado, no es tan buena como debería, y seguramente hasta que la materia en los IES no se imparta según las cuatro competencias que se evalúan en las EOI seguiremos teniendo un nivel muy mejorable. Quien decidiera que con un nivel de 2º de Bachillerato se podría acceder directamente al 3er curso de la EOI debería ser condenado a usar papel higiénico de marca blanca. Seguiré atento a entradas tan divertidas como esta 🙂

Deja un comentario