Habitaciones contiguas

Esta noche hace tanto calor que va a ser imposible dormir. Oliver es incapaz de pensar en otra cosa, esa frase se repite en su cabeza una y otra vez como si se tratase de un mantra. Tumbado en la cama de su dormitorio espera a que los calmantes hagan efecto y alivien su dolor […]

Tengo una carta para ti

Lo primero que nos enseñaron en la Escuela de Asesinos fue que debíamos incorporar un toque característico en los trabajos que realizáramos, algo que sirviera para que todos los que lo vieran supieran quién lo había hecho, como una especie de sello personal.