Tengo una carta para ti

Lo primero que nos enseñaron en la Escuela de Asesinos fue que debíamos incorporar un toque característico en los trabajos que realizáramos, algo que sirviera para que todos los que lo vieran supieran quién lo había hecho, como una especie de sello personal.