Tenacitas

Todos recordamos aquel entrañable y desternillante episodio de los Simpson en el que Homer tenía como mascota una langosta. Algo así me ocurrió a mí, solo que con un centollo proveniente de aguas cantábricas al que llamé “Rodolfo”. La historia se remonta a Diciembre de 2006, cuando regresaba a casa desde Madrid, donde asistía a la universidad, con […]