En la barra

-¿No te cansas de venir aquí todos los días a hacer lo mismo? La pregunta de Inma dejó a Juan desconcertado. Siempre había sido un tipo bastante tímido y todavía le costaba reaccionar bien ante preguntas tan directas.